UN PASEO POR SAN PABLO FOCALIZADO EN LA OBRA DE GENIAL ARQUITECTO OSCAR NIEMEYER

  • Home
  • Viajes
  • UN PASEO POR SAN PABLO FOCALIZADO EN LA OBRA DE GENIAL ARQUITECTO OSCAR NIEMEYER

Aunque nació en Río de Janeiro y su principal obra fue el planeamiento integral de Brasilia, Oscar Niemeyer resulta un guía muy útil para redescubrir la inabarcable ciudad de San Pablo. Entre los múltiples circuitos que habilita el dinámico paisaje paulista, el de las construcciones concebidas por Niemeyer te brinda un beneficio doble: permite un registro diferente de la ciudad y, al mismo tiempo, te acerca a la obra de uno de los más grandes arquitectos de la modernidad.

Sus huellas en San Pablo son diversas, desarrolladas en distintos momentos de su vida, aunque siempre deudoras de lo fundamental de su estilo: las formas gráciles, el uso innovador del hormigón armado, la confluencia amable entre arte y arquitectura.

Todos estos rasgos pueden observarse en el edificio Copan (Av. Ipiranga 200), ubicado en una zona de intensa vida urbana y considerado uno de los mayores edificios residenciales de América Latina. Sinuosa, ondulante como una ola, la enorme construcción eleva sus 34 plantas de hormigón armado por sobre el frenético transcurrir de la vida urbana.

Muy distinta es la propuesta del Memorial de América Latina (Av. Auro Soares de Moura Andrade 664, Barra Funda). Inaugurado en 1989, con el concepto y proyecto cultural del antropólogo brasileño Darcy Ribeiro, el complejo es un enorme centro cultural diseñado íntegramente por Niemeyer. A la entrada, La mano, escultura del mismo arquitecto, recibe a los visitantes: una amplia mano abierta de cuya palma emerge (¿o se derrama?) una América latina rojo sangre. La obra está situada en una plaza cívica de más de 30.000 metros cuadrados, diseñada para albergar megaeventos y espectáculos para un público de 40.000 personas.

Finalmente, dos obras que el genial arquitecto carioca diseñó para el Parque Ibirapuera (Av. Pedro Alvares Cabral, Moema). Por un lado, el auditorio Oca, una semiesfera blanca construida en hormigón que emerge del verde profundo del parque casi como una ensoñación, una imagen que podría haberse traspapelado de las Crónicas marcianas de Bradbury. En ese ambiente circular se suelen presentar exhibiciones y muestras diversas. Aunque el espectáculo que tiende a ganar todas las miradas sea la construcción en sí misma, su futurista concepción, su cualidad casi fantástica.

Algunos metros se encuentra el Auditorio Ibirapuera, destinado a espectáculos musicales. También aquí predominan las líneas suaves, el hormigón, la sobriedad del color blanco, sólo interrumpida en algunos sectores clave. Por ejemplo, la Labareda, el elemento más distintivo del edificio: una lengua de fuego, realizada en metal rojo que se desprende de la puerta de ingreso. En el interior, una superficie amplia y limpia, se beneficia con otro ramalazo rojo. Esta vez, una escultura que, pendiendo de una pared sobre la rampa del vestíbulo, desarrolla una una curva tan dinámica como las ondas sonoras que inundan el lugar cada vez que se celebra un concierto.

Etiquetas:
Dejá tu comentario

Lugares que te pondrían interesar

Óptica Schellas

Contenido relacionado: